28 de octubre de 2016

Evadne, la sirena perdida - Diana Al Azem


Título: Evadne, la sirena perdida
Autora: Diana Al Azem
Saga: Evadne #1
Temática: Juvenil, Fantasía, Romance, Sirenas
Nunca olvidaré la sensación de ahogo que me produjo estar tanto tiempo bajo el agua. La falta de oxígeno bloqueó mis pulmones provocando pequeños espasmos en mi cuerpo, y la poca luz que penetraba bajo el mar se fue apagando poco a poco.

Medio inconsciente sentí que algo agarraba mi cintura para arrastrarme a las profundidades del océano, y fue entonces cuando perdí el conocimiento por completo.

No recuerdo cómo ni cuándo conseguí salir a flote, pero en algún momento del atardecer me hallé a la deriva sobre una tabla de surf, a unos quinientos metros de la costa de Tarifa.

Gracias a una patrulla de guardacostas que supervisaba la zona, pude volver a casa. Jamás encontraron una explicación al hecho de que una niña de tres años sobreviviera en mitad del mar bajo aquellas temperaturas invernales.

25 de octubre de 2016

The Unbecoming of Mara Dyer - Michelle Hodkin


Título: La oscura verdad de Mara Dyer
Título Original: The Unbecoming of Mara Dyer
Autora: Michelle Hodkin
Saga: Trilogía Mara Dyer #1
Temática: Young Adult, Romance, Paranormal, Misterio
Mara Dyer está convencida de que lo más extraño que le puede suceder es despertarse en un hospital sin acordarse de porqué ni cómo ha llegado allí.
Está equivocada.
Sospecha que la Policía en realidad no sabe nada del accidente en el que murieron sus amigos y que ella no puede recordar.
Está en lo cierto.
Mara Dyer cree que después de todo lo que le ha pasado es imposible que se vuelva a enamorar.
Se equivoca de nuevo.

24 de octubre de 2016

Premios The Versatile Blogger Award y Best Blog

¡Hola Soñadores!
Ya se está terminando octubre y se acerca el temido noviembre, mes de los parciales y finales. Tengo tanto que estudiar y acá estoy, dedicándome a otra cosa. Mi excusa para cuando tengo demasiadas cosas y me estreso :p
No se ustedes, pero ya estoy sintiendo la pachorra de fin de año, y todavía se vienen las cosas más complicadas. A demás de que me deprimo por la situación del país.
Pero en fin, hoy vengo a traerles unas nominaciones que le hicieron al blog, es decir, a mi, antes de que se me olviden y los deje pasar como siempre me pasa.

21 de octubre de 2016

ReseñaExpress: Cipher - Aileen Erin


Título: Cipher
Autora: Aileen Erin
Saga: The Shadow Ravens #1
Temática: Young Adult, Ciencia Ficción, Distopía, Romance
 En el futuro no muy lejano, el color de tu tatuaje helix muestra exactamente cómo fue modificado tu ADN  —verde para los científicos super-inteligentes, negro para los guerreros super-musculosos, blanco para los inmortales Seligo— pero el helix rojo de Cipher es una sentencia de muerte. Es una señal de ADN inestable, la cual es probablemente la razón por la que ella puede manipular la electricidad.
Cuando tenía ocho años, Cipher cometió el error de mostrarle a su tío el tatuaje. A cambio, él mató a sus padres y trató de secuestrarla.
Ella ha estado huyendo desde entonces, y doce largos años después, Cipher está cansada de esconderse. Sobrevivir ya no es suficiente. Ella quiere su vida de vuelta.
Hackear la computadora central de la Ciudadela es un riesgo enorme, pero vale la pena cuando encuentra una base de datos sobre helixes rojos. Antes de que pueda copiarla, ella pierde el control de su poder, carbonizando su último procesador, y la única persona en los Vacíos de Arizona que puede volver a ponerla en línea es su amigo más antiguo, Knight. Ella no lo ha visto en persona desde que empezó a huir, y Knight 2.0 está totalmente actualizado con unos abdominales de muerte y una sonrisa derretidora de rodillas.
Para una chica como Cipher, confiar no es fácil, pero Knight le hace anhelar una vida que sabe que no puede tener, especialmente cuando cada secreto que revela los pone a ambos en peligro.

20 de octubre de 2016

Noche Pochoclera (43): Tomorrowland

¡Hola Soñadores!
Al fin pude terminar con esta reseña. La verdad es que me costó un poco, porque terminé ni fu ni fa, muy indiferente y se me complicó por eso. Y estar super hype con el final de Stranger Things no ayuda en este momento.
En fin, ahora les dejo la reseña y me voy a seguir estudiando, que ayer por verme la serie entera no toque ningún apunte.

★~Ficha Técnica~☆
Título: Tomorrowland, el mundo del mañana
Título Original: Tomorrowland
Dirección: Brad Bird
Reparto: Britt Robertson, George Clooney, Raffey Cassidy, Hugh Laurie, Thomas Robinson, Tim McGraw, Kathryn Hahn, Keegan-Michael Key, Pierce Gagnon, Judy Greer, Matthew MacCaull, Chris Bauer
Origen: Estados Unidos
Año: 2015
Duración: 130 min.
Calificación:  ATP
Género: Ciencia ficción, Aventuras, Robots
Sinopsis:
Unidos por el mismo destino, una adolescente inteligente y optimista, llena de curiosidad científica, y un antiguo niño prodigio inventor, hastiado por las desilusiones, se embarcan en una peligrosa misión para desenterrar los secretos de un enigmático lugar localizado en algún lugar del tiempo y el espacio, conocido en la memoria colectiva como “Tomorrowland”, y así salvar a la humanidad (FILMAFFINITY)

19 de octubre de 2016

Miércoles Musical (41)


Destinados para Amar - Marcela Morelo

Andando voy, como delfín en el mar
saltando como pez en la tierra
tratando de sobrevivir
y rescatar lo que más queda
Había escuchado este tema en la radio una y otra vez. Me encanta la energía que tiene y la letra me da bastante gracia. Marcela Morelo tiene muy buenos temas sin duda.

18 de octubre de 2016

Diario de viaje [5,6,7&8]: Misiones, La fiesta y despedidas

Imagen propia
Después de ser despertada por un jabalí bebé demasiado curioso y molestó, no tuve tanto descanso aunque me moví de cama, nos levantamos temprano para decorar el salón. El problema fue que íbamos a hacer la fiesta en el patio junto a la casa, con un toldo blanco como techo pero a la noche el viento lo voló y no podíamos arreglar. Por suerte, uno de mis primos nos ofreció su galpón así que todos fuimos ahí a armar la decoración.
Con la ayuda de mis tíos y primos chiquitos –porque los mayores estaban durmiendo con su resaca- nos pusimos a acomodar todos los adornos y globos. Luego, un grupo de mujeres se nos acercó y ofreció ayudar, trayendo telas y alfileres. Tengo que admitir que estuve muy molesta porque cuando ya teníamos todo terminado se ofrecieron a ayudarnos, cuando muy bien podrían habernos dado una mano con lo globos pero en fin, al final fue entre todos que logramos colgar y acomodar todo el lugar.
Cuando estuvo todo en su lugar, aproveché a ir a prepararme para cuando llegara todo el mundo, aunque en ese momento ya había comenzado a caer varias familias.
Llegó el momento, todos estábamos en el lugar, algunos sentados y otros estábamos corriendo de un lado a otro, cuando llego el abuelo. En su silla de ruedas entró encabezando a todos, siendo llevado por sus dos hijos mayores, tío Sabelino y tío Ivo, seguido por sus demás hijos y sus nietos. Recibido con aplausos y alegría, con un recitado de su vida y logros, comiendo un asado y torta, fue una fiesta memorable llena de recuerdos y momentos felices, y el típico chismento de familia. Nunca había visto al abuelo tan feliz, de disfrutar con  toda su familia un día tan especial y esperado.
Cuando todo termino, algunos de mis primos y tío se tuvieron que ir, volver a sus obligaciones y rutina. No sé cuándo los vuelva a ver. Nos despedimos, con mucha tristeza y con la promesa de volver a vernos.
Mientras todos estaban limpiando, aproveché que estaban distraídos y me escapé para dormir una siesta ¡estaba tan cansada! En especial porque estuvo toda la noche y el día con tacos altos y aunque me encantan son una tortura en terreno de piedras.
A la tarde noche, mi primo Nene me invitó para conocer su iglesia. Me sorprendió su fe y espíritu para predicar. Me conmovió muchísimo.
Lo único que no me hizo tanta gracia fue la araña gigante que estaba junto a mí en la pared, y la sombra negra sospechosamente que cruzó. Pero es normal en un lugar en el medio del monte.
A la hora de irnos, ya estaba muy oscuro y casi me caigo varias veces. Llegamos cuando comenzaba a llover, aunque en el camino sentí  varias gotas. De cena, comimos de lo que había sobrado, ¡era muchísimo! Y pude comer una porción de torta antes de que el resto se lo comiera, y el tío Ul nos fue a buscar para ir a dormir.

Aunque habíamos prometido levantarnos temprano para tomar mate y comer torta, no lo logramos en ninguno de los sentidos, ya no había más torta. Sospecho que alguien se llevó la bandeja entera.
Con la fiesta ya terminada, fuimos a caminar por el pueblo pero terminamos en la casa de mi tío Aníbal tomando mate y charlamos hasta que el tío Leto nos fue a buscar para cenar en su casa. Comimos reviro con poroto y pollo que solo mi tía puede hacer. Estaba riquísimo aunque todavía estaba muy llena. Entre charlas, fueron cayendo otros primos que no había visto, pero que no dejaban de recordarme cómo me peleaba con uno de mis primos segundo. Si, éramos salvajes y tengo marchas en la mejilla que demuestran la saña que nos teníamos.
Ya tarde, volvimos a casa del abuelo donde charlamos un moco más hasta que fue la hora de irnos a dormir.
Esta vez si llegamos temprano, pero en vez de mate nos pusieron a preparar empanadas, una buena cantidad, pero el trabajo se hizo más llevadero porque estábamos todos juntos hablando entre todos. En serio, es realmente difícil seguir conversaciones que pasan del español al portugués y al portuñol. Llega un momento en el que no sabes quién está hablando de qué y quien perdió al gato en dónde.
Toda la comida que estábamos preparando era para cuando llegara todo el mundo, como último día para comer en familia. Pero en eso me enteré de que a mi mamá le habían invitado a comer locrillo en la casa de mi otro tío. Pero quería comer con nosotros así que rápido fue a comer allá, y después volvió para comer con nosotros, obviamente llena ya. Ni que decir de cómo estamos ahora.
Cuando estábamos tranquilamente empanadas, mi tío Aníbal trajo una cazuela de pollo al fuego, con muchos tipos de verduritas naturales y poco condimente, pero que la combinación le daba un sabor único, ¡estaba riquísimo! Nadie me había avisado que iban a traerlo por lo que solo pude comer poquito.
Pasamos un almuerzo lleno de risas, con historias graciosas típicas de la familia. Realmente la pasé muy feliz, terminando con un helado hecho por uno de mis primos, junto con anécdotas familiares que no puedo contar por acá, pero que casi me ahogan de tanto reírme.
Cuando mi tía Elisa estaba juntando sus cosas para volver a su casa –que eran mayormente comida que sobró del cumpleaños– nos enteramos que mi primo Cesar fue toreado por un buey en la pierna. Como chismosas parientes que somos fuimos a ver como estaba, que por suerte no fue nada grave más allá de un moretón, y terminamos quedándonos a cenar en su casa. Si, otra vez a comer.
Ya era tarde cuando la tía junto con sus hijos y amigo de su hijo se fueron. Nos despedimos con la promesa de volver a vernos pronto, espero que vengan aunque sea a casa antes de fin de año.
Con cada vez menos gente en la casa del abuelo, decidimos quedarnos a dormir ahí para poder despertarnos temprano y comenzar a hacer las valijas para la vuelta a casa.
Por suerte esta vez no vi ninguna araña.
Bien temprano a la mañana nos comenzamos a enlistar para el viaje, dándonos un baño mañanero y guardando la ropa que estaba fuera de la valija. Mientras mi hermana se preparaba y mi mamá corría de un lado a otro, me fui a desayunar unos panes con manteca y café que sabía un poco a quemado, pero igualmente bebible. Lo que sobró lo guardamos como matula –es decir, una vianda–, por el largo viaje al aeropuerto.
Antes de que fuera nuestro turno, fuimos a despedirnos de la tía Preta y Bryan, que se iban con el colectivo de la mañana hacia su casa, a encontrarse con el tío que se había ido días antes.
Cuando llegó nuestro tuno, Yani, mi prima, y su pareja fueron los que nos llevaron al aeropuerto. Nos despedimos con tristeza de todos, con abrazos y promesas de volver. Pero lo más triste fue despedirnos de abuelo, que lloró por mi mamá al darse cuenta de que podríamos tardar mucho tiempo en volver a verlo. Me dolió en el alma verlo así, siempre había sido tan fuerte, el pilar de la familia. Y verlo así me entristeció muchísimo.
Fue un viaje largo hasta Iguazú. Los cerros, con las subidas y bajadas y curvas cerradas siempre me produjeron mareos. Pensé que con el tiempo y acostumbrarme al viaje iba estar mejor, pero me equivoqué y terminé bastante mal hasta que llegamos al siguiente pueblo. Lo gracioso es que ahí, como me sentía mejor, compramos chipa de almidón. Nunca había comido una chipa tan rica, con la cantidad justa de queso y suavidad que se derretía en la lengua. Voy a ir algún día otra vez solamente para comprarme otra.
Cuando al fin llegamos en el aeropuerto, fue bastante temprano por lo que nos pusimos a ver las cosas que vendían. Prácticamente todo era de piedras preciosas esculpidas como animales o joyas. También encontramos en un rinconcito dos muñequitos de la mitología local hecho de porcelana fría. Eran perturbadoras.
Foto propia
Ya en el avión, que se había demorado, esperamos el despegue entre risas y chismes que no nos habíamos enterado en su momento. Pero cuando despegamos, llegó un punto en el que desde la ventanilla solo se veían nubes grises. Estaba aguantando bien, hasta que comenzaron las turbulencias. Nunca voy a olvidas ese momento, en el sentir cada movimiento brusco, la sensación de caída libre sabiendo que no es como una montaña rusa, que debajo no hay más que tierra precipitándose rápidamente. Si, admito que solté unos cuantos gritos y que me encomendé a Dios. Creo que volvió mi alma al cuerpo cuando el piloto nos aseguró que la turbulencia había pasado.
Más tarde me enteré de que una fuerte tormenta había azotado Puerto Iguazú, obligando a los automovilistas a detenerse. No quise pensar mucho en cómo podría haber estado el cielo en ese momento.
Por suerte, llegamos a salvo a Buenos Aires, aunque nuestras valijas llegaron antes en el vuelo anterior por lo que no tuvimos que esperar en la cinta.
Mi papá fue a esperarnos para llevarnos a casa, mientras nos ponía al día con las cosas que no habíamos perdidos, sin señal en el pueblo.
Cuando llegamos a casa, Nana, nuestro perro, y Agatha, mi gata, nos recibieron felices y cariñosas –cosa que me sorprendió de la arisca de mi gata– y nos pusimos a ordenar nuestras cosas.
Al fin volvimos, pero ya extraño estar rodeada de mi gente, de la efervescente energía que solo las familias ruidosas y numerosas tienen.

17 de octubre de 2016

Diario de viaje [Día 3&4]: Misiones, día de compras y salida

Imagen propia
Brasil-Argentina
Después de desayunar café con sandwichitos de jamón y queso, comenzamos a mostrarles a todos los bocetos del telón de fondo, ganando aprobaciones y una mula de sugerencia ¡querían una mula en la decoración! Estuvo sorprendida y dudosa, pero al final me gustó la idea y el reto ¿cómo dibujar una mula?
Imagen propia
"Believe Christian
grey is gay"
Ya aprobado todo, fuimos de compras del cotillón y otras cosas a Brasil, donde aprovechamos y compramos cosas para nosotras. Terminé comprando un vestido blanco con detalles en lila y azul y elefantitos y unas ojotas celestes. No puede evitar notar una remera celeste con una frase muy graciosa, y con la ayuda de mi hermana pude sacarle una foto de forma oculta. No me esperaba encontrar algo así.
Cuando cruzábamos, un tipo se nos acercó y aunque al comienzo nos asustamos –difícil despegarnos de la desconfianza de la ciudad– al final nos invitó unos trozos de ananá dulces y jugosos y nos fuimos con la promesa de volver con algunas. Pero cuando volvimos, ya no estaba. Terminamos decepcionadas por no poder comprar ananá, una lástima.
En la vuelta, pasamos por algunas lugares donde se encontraban familiares y pedir colaboración ¡eran muchos quienes querían contribuir para la fiesta! Ni que decir que volvimos con el baúl lleno de cosas.
Pasamos el resto de la tarde preparando empanadas y comiendo mandioca. Ey, que estaban ricas, pero sin dudas tubo el mejor sabor porque estábamos todos juntos.

El día antes de la fiesta, nos despertamos y comenzamos a hacer la decoración, recortando cartulina y goma eva. En eso, mientras charlábamos sobre la decoración y la familia, a la tía Delmira se le ocurrió una idea: contabilizar y agregar a la decoración todos los descendientes del abuelo. Completamente decididos salimos a recorrer el pueblo a las casas de algunos de mis primos. Es que somos tantos que no estábamos seguros con la cantidad que éramos, y menos de los hijos de mis primos. Nos enteramos de varias cosas interesantes en el camino.
Volvimos para continuar recortando y dibujando hasta que fueron a buscarnos para saludar a más parientes que estaban llegando. Reencontrarse con parientes siempre es una experiencia llena de alegría, pero que a pesar de la distancia sigamos tan cerca, en especial con mi tía Preta y mis primos Nati y Chris. Y como olvidar la parrillada de choripán y demás que almorzamos todos juntos, el tío siempre hace unos riquísimos asados.
Después de almorzar volvimos con la decoración, esta vez con más ayuda aunque igualmente nos tomó toda la tarde. Mientras estábamos armando las letras, nuevas ideas se nos fueron ocurriendo, y seguimos agregando hasta que terminamos a las seis de la tarde. Una mula, un árbol genealógico, banderines de letras y número brillantes con un gorrito y un cuchillo fue el resultado final, junto con algunas guirnaldas de último momento. Terminamos cansadas pero satisfechas con el resultado.
Junto con mi hermana y mi prima, volvimos a lo de mi abuelo para recibir la novedad de que íbamos a ir a bailar por el cumpleaños veintiuno de mi prima Nati. Personalmente no soy de salir a boliches, pero como íbamos a ir todos mis primos junto con mi tía Elena que siempre se prende con su espíritu lleno de vida, no pude resistirme. Vale decir que solo había llevado ropa para el cumpleaños y el resto para andar entre casa, así que prácticamente tuve que improvisar.
Fueron cuatro autos y camionetas llenas de primos, todos dirigidos a B. de Irigoyen, donde terminamos en un colegio que organizaba un concurso de reina de primavera. Nuestra gran sorpresa fue que una de nuestra prima segunda estaba concursando ¡y ganó! Fue muy entretenido aunque no gané nada del sorteo que estaban haciendo, y cuando apagaron las luces, encendieron las de colores y la subió la música no dudamos en entrar a la pista a bailar hasta que mis pies no daban para más. Lo más insólito es que no dejaban de sacarme a bailar, no estoy segura de quien porque no veía nada, pero asumo que era conocido de mi primo.
Cuando ya no daba más y todos me cargaban por haberme comprado una botellita de agua (me cargaban porque no tenía aguante, ¡pero tenía tanta sed! No me importó nada, quería agua y bien que después me pidieron), fue la hora de irnos, aunque solo una tanda mientras la otra se quedó una hora más. La intención fue esperar que un coche volviera y nos llevara a la casa de mi tío, pero como no volvían y estábamos tan cansadas nos tiraron un colchón en el piso y pude dormir una hora, hasta que un hocico frío me despertó. Alguien había dejado entrar el jabalí y no hace falta decir que no me desperté en mi mejor momento.

13 de octubre de 2016

Diario de viaje [Día 1&2]: Misiones, a reencontrarnos con la familia

¡Hola Soñadores!
Antes de irme de viaje, me di cuenta que estaba encontrando al blog cada vez más repetitivo y aburrido: cada semana reseñas de libros y películas, música, el recuento, noticias y portadas que cada vez se volvían más esporádicos. Por lo que decidí cortar un poco eso con algo diferente, que no va a ser taaan de seguido, sino en momentos en los que los haga: un diario de viaje.
Lo se, lo se, nada original y totalmente alejado de la temática del blog, pero quería probar en hacerlo y el viaje me vino como anillo al dedo. La idea es salir un poco de lo mismo y abrir el blog a nuevas cosas, sin obviamente dejar de lado los libros, claro.
Como fueron varios días, el diario de viaje va a estar divido en varias entradas, cuatro en total, lo suficientemente cortas para no aburrir :p 
Así que espero les entretenga, sino, bueno, ignorenme y ya(?).

8 de octubre de 2016

Lecturas (y otras cosas) del Mes: Septiembre 2016

¡Hola Soñadores!
¡Al fin estoy en casa! Bueno, en realidad volví el miércoles a la noche, pero volver al ritmo cuenta, en especial cuando ya enseguida tenes que madrugar después de haber dormido toda una semana hasta las once.
Pero en fin, en la semana les iré contando como me fue y abriendo una nueva sección que es mucho más para mi que otra cosa. Lo vengo queriendo hacer desde hace tiempo.
Ahora toca el recuento de las lecturas y otras cosas que tuve en el mes de Septiembre~

¿Me ayudas?

¡Hola Soñadores!
Últimamente estoy notando algunas fallas en el blog con respecto a las imágenes. Los amaría si me avisaran por comentario en la entrada donde vean ese feo cuadrito con paisaje que parece cuando no hay imagen.
Muchísimas gracias~♥